Sobre las protestas de jornaleros en San Quintín

David Pavón-Cuéllar

Hoy destruyeron una tanqueta antimotines y dos patrullas, pero llegaron para trabajar en los extraordinariamente prósperos campos de fresa y jitomate de San Quintín, Baja California, México. Son decenas de miles de mujeres, hombres, niñas y niños que vienen de regiones pobres de Sinaloa, Oaxaca, Chiapas, Durango, Guerrero y Zacatecas. Muchos son indígenas. Trabajan entre 10 y 14 horas en grandes plantaciones, bajo el sol y en condiciones extenuantes, por un salario miserable de 100 pesos mexicanos diarios (equivalentes a 6 euros u 8 dólares).

Nos alimentan y producen la riqueza de nuestra sociedad, pero comen poco y son pobres. Prácticamente todos ellos viven en condiciones de extrema pobreza. Muchos sufren desnutrición. No tienen seguridad social ni protección contra los pesticidas. Mueren prematuramente por enfermedades asociadas a la miseria y a los productos tóxicos que utilizan. Las mujeres sufren cotidianamente violaciones y otros abusos sexuales, y lo denuncian una y otra vez a la policía, pero siempre son ignoradas o castigadas por atreverse a denunciar. Todo esto y más hizo que los jornaleros se declararan en paro, pidiendo un aumento salarial, mejores condiciones de trabajo y cese de los abusos sexuales contra las mujeres. Nuestro gobierno, que trabaja para los explotadores y los violadores, les ha lanzado a la policía para que los reprima.

Hoy, sábado 9 de mayo 2015, más de veinte vehículos policíacos irrumpieron en los barrios de los jornaleros. Los agentes entraron indiscriminadamente a sus casas, destruyéndolo todo a su paso y disparando balas normales y de goma contra ellos. El saldo es de 70 jornaleros heridos, 7 de ellos de gravedad, y quizás 3 muertos.

Los jornaleros, defendiéndose con palos y piedras, consiguieron destruir una tanqueta antimotines y dos patrullas. Ésta es la única buena noticia, pero puede anunciar otras más.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.