Sobre una larga toma de la Universidad Michoacana por los estudiantes rechazados

David Pavón-Cuéllar

1 de septiembre de 2016

La Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo ha sido tomada por el Movimiento de Aspirantes Rechazados (MAR). La condena de la toma es casi unánime entre las/os docentes. En lo que me concierne, ciertamente lamento que no podamos tener clase en estos días. También sé que hay “oscuros grupos de poder” e “intereses políticos ocultos” que operan “detrás de las tomas”. Sin embargo, a pesar de todo esto, miro con simpatía las acciones del MAR por innumerables razones, entre ellas las siguientes diez:

  • Porque entre quienes “entraron por movimiento”, están muchas/os de mis mejores estudiantes, muchas/os de las/los que han mostrado la más aguda sensibilidad social, el más desarrollado espíritu crítico y la mayor “lucidez política”. Sencillamente no puedo concebir la universidad sin ellas/os.
  • Porque las “tomas” constituyen a veces la única forma posible de ingreso a la universidad pública para quienes más la necesitan. El MAR, sus acciones y las Casas de Estudiantes, en efecto, benefician a quienes tienen menos oportunidades de salir adelante: a las/os indígenas y campesinas/os, a las/os más pobres, a quienes estudiaron en escuelas rurales y telesecundarias. Dan sentido a la universidad pública al realizar el verdadero propósito de la educación pública en las actuales circunstancias en México: el propósito que se ha perdido en otras universidades, el de proporcionar educación a todas/os aquellas/os que no podrían educarse de otro modo. Permiten la movilidad social, contribuyen a la igualdad, impiden que la universidad se convierta en un privilegio y garantizan que se cumpla el derecho constitucional a la educación. Son aquello que distingue a la Universidad Michoacana de las demás universidades públicas del país. Son también aquello por lo cual podemos educar a más indígenas que en otras universidades, a más hijas/os de campesinos, a más pobres y menos ricos. Por todo esto, son aquello de lo que yo personalmente me siento más orgulloso. Mi “orgullo nicolaita” está completamente concentrado en el carácter popular de la universidad y no en sus acreditaciones de calidad ni en otros honores profundamente cuestionables.
  • Porque las tomas nos recuerdan que la universidad es pública y no puede encerrarse en sí misma, es un derecho de todas/os y no un privilegio de unas/os cuantos, es de toda la sociedad y no sólo de quienes estamos dentro. Las tomas nos recuerdan, para ser más preciso, que la universidad pública no le pertenece a quienes aprendieron a pasar exámenes de admisión a la universidad, pues no es ni ha sido pagada sólo por ellas/os, sino por toda la sociedad y especialmente por quienes no aprendieron a pasar exámenes de admisión, las/os obreras/os, campesinas/os, jornaleras/os que sostienen a todo el país y cuyo trabajo permite pagar los impuestos con los que se paga la universidad. Esta universidad es también de ellas/os y de sus hijos, y no puede cerrar las puertas para nadie.
  • Porque sigue habiendo quienes ingresan a la universidad por sus “recomendaciones”. Mientras haya un solo “recomendado” entre los admitidos, todo el proceso de admisión a la universidad se ve comprometido e invalidado. No debe olvidarse que los recomendados están usurpando las butacas de quienes han sido injustamente rechazados. Tampoco debe olvidarse que muchos de los rechazados han sido rechazados precisamente porque los “recomendados” fueron admitidos y ocupan sus lugares. Quienes “toman ilegalmente” la universidad no son los rechazados, sino los recomendados y quienes los recomiendan.
  • Porque las/os que han “entrado por movimiento” son los únicos sobre los que no planea la sospecha de que hayan “entrado por recomendación”, es decir, son los únicos de los que uno está seguro que no están ahí por obra y gracia de la corrupción que impera en México.
  • Porque el evaluador, el Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (CENEVAL), no es una instancia pública, sino privada, lo que le resta cualquier legitimidad a los ojos de quienes consideramos que los procesos de las instituciones públicas no pueden subordinarse en ningún caso a las decisiones de organismos privados. El CENEVAL forma parte de los dispositivos neoliberales privatizadores de los procesos de la educación pública en México. Al ser uno de los nombres de la privatización de lo público, es también uno de los nombres de la desposesión de lo colectivo, de la mutilación de los bienes totales del pueblo, del robo de lo común para transformarlo en botín de unos cuantos.
  • Porque el CENEVAL, además de privado, es monopólico, ya que no compite contra otros organismos evaluadores, es decir, no ofrece sus servicios en un verdadero entorno de licitaciones públicas y de libre competencia, sino que goza prácticamente del total monopolio en la evaluación de estudiantes de nivel medio superior, superior y posgrado en México, decidiendo el acceso a la educación de cientos de miles de jóvenes a través de las famosas pruebas Exani-I, Exani II, Exani-III, EXIL y EGEL. ¿Cómo es que llegamos a subordinar un derecho constitucional de todos los mexicanos al capricho y a los intereses de un pequeño grupo que a su vez representa claramente a un sector socioeconómico preciso? ¿Cómo hemos permitido que algo tan importante y trascendente, antes decidido por la misma sociedad a través de sus instituciones públicas, haya caído en manos de un monopolio privado favorecido por toda clase de privilegios de origen oscuro y sospechoso?
  • Porque el examen ofrecido por el CENEVAL, además de privado y monopólico, es clasista, racista e incluso sexista, como parece haberse demostrado en la manera en que su evaluación tiende a desfavorecer a los más pobres, a los indígenas y a las mujeres. Este carácter discriminatorio del examen tiende a reproducir y agravar las desigualdades que imperan en el país. En lugar de servir para luchar contra las desigualdades, la educación pública termina sirviéndolas y favoreciendo a los privilegiados, a los hombres, a los no-indígenas y a los menos-pobres.
  • Porque el CENEVAL tiene un origen salinista ligado estrechamente a la firma del Tratado de Libre Comercio en 1994, lo que hace que esté ensombrecido, no sólo por la silueta de Carlos Salinas y de su desastroso proyecto neoliberal de nación-vendible-al-mejor-postor, sino por la certidumbre de una intromisión extranjera neocolonial que viola nuestra soberanía en temas de interés nacional como es la educación. El CENEVAL, en efecto, forma parte del engranaje que busca reducir a la población del país a la condición degradante de “mano de obra calificada”, léase “fuerza de trabajo altamente eficaz para ser explotada”, en los acuerdos comerciales con otros dos países que se dedicarían a decidir lo que nosotros los mexicanos tendríamos que ejecutar. De ahí que las habilidades medidas por el CENEVAL sean las de ejecutores y no decidores, obreros y no creadores, técnicos e ingenieros y no verdaderos científicos. El CENEVAL nos pone en nuestro lugar.
  • Porque las/os jóvenes del MAR no se dejan poner en su lugar y así nos enseñan a todas/os que podemos rechazar esas mismas evaluaciones que han desvirtuado y pervertido la universidad al convertirla en una gran máquina productora y distribuidora tanto de puntos-canjeables-por-dinero para las/os docentes como de calificaciones-canjeables-por-títulos-canjeables-por-salarios para las/estudiantes. En realidad, todo esto ha reducido la educación a la simulación y a la condición de medio para una evaluación que es a su vez medio para percibir finalmente un salario, un dinero, a cambio de un trabajo mal pagado que permitirá producir la riqueza de quienes lo explotan. El dinero termina siendo el propósito último de todo. El medio por excelencia se convierte en el fin por excelencia. El valor de cambio se impone sobre el de uso. La educación se deja absorber por la mercantilización a través de la evaluación que pone una etiqueta de valor de cambio a cada una/o de nosotros. Este proceso tan destructivo es detenido en seco por los jóvenes del MAR. Sus reivindicaciones, en este sentido, se vinculan estrechamente con las de la CNTE.

14 de septiembre de 2016

Comparto un mensaje que acabo de enviarle a un estudiante que me escribió para explicarme sus buenas razones para oponerse a la toma de la Universidad Michoacana por el Movimiento de Aspirantes Rechazados. No puedo permitirme compartir su mensaje, pero sí mi respuesta. Me dije que tal vez tenga cierto interés para mis contactos de la UMSNH. No recomiendo su lectura a mis demás contactos. Corren el riesgo de aburrirse.
———————————————–

No puedo encontrarme ahora con usted porque estoy impartiendo un seminario en Tijuana, pero me referiré a cada punto de su carta. Si mi respuesta le parece un tanto brusca y simplificadora, es porque ahora mismo no tengo tiempo de suavizar y matizar mis palabras. Dispongo de pocos minutos para escribirle.

¿Así que siente “una gran frustración” por no poder entrar a las instalaciones universitarias tomadas por lxs aspirantes rechazadxs? Quizás este sentimiento le ayude a tomar un poco más en serio lo que sienten ellxs, lxs rechazadxs, por no poder ingresar a la universidad. Pero por favor no olvide que una diferencia importante entre usted y ellxs es que ellxs ignoran si podrán continuar estudiando algún día, mientras que usted ya sabe que reanudará sus estudios una vez que termine la toma.

Ya sé que usted está seguro de que tiene un derecho que ellxs “no se han ganado”. ¿Pero desde cuándo la educación pública es un derecho que deba “ganarse”? ¿Y en qué se basa este derecho? ¿En sus “buenos resultados” en un examen de admisión? ¿Pero por qué la universidad pública debería ser exclusivamente para quienes consiguen pasar exámenes de admisión? Yo pensaría, quizás con ingenuidad, que la universidad pública es para todxs y especialmente para lxs más desfavorecidxs, para quienes más la necesitan, quienes carecen de recursos para pagar una universidad privada. Y son ellxs, precisamente ellxs, quienes más requieren de las tomas y otras formas de movilización para poder ingresar a la universidad, ya que son ellxs, precisamente ellxs, quienes tienden a ser filtrados y descartados por el examen de admisión, el cual, por cierto, como usted me lo confirma, se caracteriza por evaluar peor a lxs hijxs de pobres, de indígenas, de campesinxs y de obrerxs.

Me aclara usted que “no es que el examen sea discriminatorio”, sino que lxs pobres “tienen la desgracia de recibir una peor educación y es por eso que luego salen tan mal evaluados en el examen y no pueden estudiar en la UMSNH porque están mal preparados”. Por lo tanto, siguiendo su razonamiento, infiero que la universidad pública no está hecha para quienes estudiaron con el estómago vacío y con el agotamiento del trabajo físico, sin maestros estables ni calificados, sin bibliotecas ni útiles escolares, sin baños y a la intemperie, mojados y con frío, a la sombra de un árbol o bajo techos de palma o de lámina. Todos estos discriminados no tienen lugar en la universidad. Sin embargo, según su fina distinción escolástica, no es que el examen “discrimine”, sino que “excluye” a los ya discriminados. Yo simplemente pienso que esta exclusión, de no ser considerada una continuación de la primera discriminación, entonces debe ser vista como una discriminación peor que la primera. Es, por así decir, una sobre-discriminación, una humillación redoblada, una exclusión de segundo grado, un empobrecimiento del ya empobrecido, una doble carga de injusticia para quienes ya de por sí viven aplastados por la injusticia.

El examen sirve paradójicamente para dejar subir a los que están más arriba y para dejar caer a los que están más abajo. La universidad pública termina profundizando las desigualdades que debería compensar y remediar. No sólo no discriminamos positivamente a lxs discriminadxs, sino que lxs discriminamos negativamente, agregamos adversidad a su adversidad, lxs hundimos aún más en lugar de ayudarles a salir a flote. Les negamos así una oportunidad que probablemente sea la última que tengan para no acabar en la miseria o en la delincuencia.

Me refiero a la delincuencia porque no entiendo muy bien cuando usted considera que debemos concentrarnos en “problemas reales como los actos delictivos”. Yo diría que este problema de los “actos delictivos” es correlativo del de la educación, el cual, a mi juicio, no es menos real que el de la delincuencia. Quizás una gran parte de los “actos delictivos” pudieron haberse prevenido con procesos educativos, pero tal parece que nuestro gobierno prefiere gastar en balas para deshacerse de los delincuentes que invertir en educación para darle a lxs jóvenes otras opciones de vida que lxs alejen de la delincuencia.

Quizás los delincuentes, por más peligrosos que sean, resulten menos subversivos, menos peligrosos para nuestros gobernantes, que una ciudadanía bien educada. ¿Pero no hay que pensar más bien en lo que es peligroso para nosotrxs? Aquellxs a quienes ahora cerremos las puertas de la universidad quizás terminen convirtiéndose en unxs “resentidos sociales” que tendrán muy buenas razones para vengarse de la sociedad que les ha cerrado todas las puertas. Quizás los veamos venir por usted o por mí, por los afortunados, pues habrán comprendido a su modo que les hemos escamoteado lo que también era de ellos.

Aunque sea únicamente por nuestra propia seguridad, le recomiendo reconsiderar su justificación de la forma en que perpetuamos nuestra propia toma de las instalaciones universitarias. ¿Pues acaso no las mantenemos tomadas al acapararlas, al reservarlas para nosotrxs-lxs-buenxs-estudiantes-y-profesorxs, al robárselas al conjunto de la población, al no dejar entrar en ellas a hijxs de quienes también las han pagado con su trabajo?

Aunque usted conceda que la universidad es también de lxs rechazadxs “por derecho”, lxs considera “incapaces de gozar de este derecho” sencillamente porque “así funciona el mundo”. ¿Pero de qué mundo me está hablando? ¿Acaso hay que situar fuera del mundo, como si fueran marcianos, a esxs compañerxs indígenas y campesinxs que ingresaron a la universidad gracias a las tomas y que han sido algunxs de lxs mejores estudiantes que he tenido hasta ahora? Ellxs son también parte del mundo y su presencia y su desempeño exitoso en nuestras clases demuestra que el mundo puede llegar a transformarse: que se puede hacer valer el derecho irrestricto a la educación, que se puede realizar el carácter público de nuestra universidad, que se puede estudiar sin someterse a mecanismos excluyentes como el del examen de admisión, y que se puede ser un muy buen estudiante aunque una evaluación intente convencernos de lo contrario. Es verdad que algunxs de lxs estudiantes a lxs que me refiero ingresaron “comprando su lugar”, pero fueron sólo algunxs y no todxs. Lamentablemente el mundo no puede transformarse tan de prisa y tan íntegramente como uno quisiera. Lo nuevo no deja de reflejar lo viejo.

Ciertamente los más añejos vicios de la universidad reaparecen en el movimiento de rechazados y en las Casas de Estudiante. En este juego especular en el que no deja de retroalimentarse la agresividad de los bandos involucrados, unos y otros pueden acusarse de las mismas “suciedades”, como usted las llama, pero también pueden reivindicar distintas formas de “ganar limpiamente sus lugares”, usando nuevamente sus palabras que me hacen pensar en peligrosos ángeles blancos. Unxs, lxs únicxs a lxs que usted reconoce pulcritud, se ganan “limpiamente” sus lugares a través de su “capacidad y esfuerzo” para pasar una prueba que excluye de modo injusto a amplios sectores de la población. Pero lxs otrxs, los mayoritariamente excluidxs por esa prueba, también pueden y suelen ganarse “limpiamente” sus lugares a través de otras pruebas consistentes en desplazamientos, guardias, marchas, ayunos, desvelos y hasta riesgos de enfrentamientos con porros y policías. Le aseguro que estas experiencias constituyen también pruebas muy valiosas para lxs jóvenes y les permiten aprender tanto como lo que aprenden quienes “sí estudiaron para el examen”.

He visto que los aprendizajes de unxs y de otrxs, de lxs aprobadxs y de lxs rechazadxs, terminan encontrándose, engarzándose y enriqueciéndose recíprocamente una vez que los unxs y lxs otrxs estudian juntos en la universidad. No impidamos que siga ocurriendo esto. Usted quédese con su examen y con su enorme orgullo por haberlo pasado, pero por favor no le quite a sus compañerxs ni el derecho a tener su lugar en la universidad ni la posibilidad de enorgullecerse del camino que se les ha obligado a tomar.

22 de septiembre 2016

La Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo fue “tomada” por el Movimiento de Aspirantes Rechazadxs. Lxs estudiantes ya inscritxs, lxs aceptadxs por sus exámenes o por sus recomendaciones, “recuperaron” la Facultad de Medicina y corrieron a lxs rechazadxs y a quienes lxs apoyan. Lxs humillaron tanto como pudieron. Una estudiante aceptada le gritó a una rechazada, con sorna y exultante desprecio: «adivina quién sí va a estudiar, pendeja». Lxs rechazadxs se fueron cabizbajxs, avergonzadxs, apenas protegidxs por una cobija sobre los hombros, mientras que lxs aceptadxs, vestidxs con ropa blanca resplandeciente, repitieron en coro: “¡Fuera! ¡Fuera! ¡Fuera!”. Y así ocurrió: lxs rechazadxs volvieron a quedar fuera.

El ”fuera” no deja de retumbar en mi cabeza. Me recuerda una imagen igualmente insistente de la semana pasada: el muro fronterizo de Tijuana que no dejaba de verse al fondo, tras la ventana, en el horizonte, mientras daba clase a unos estudiantes de doctorado. Al ver el muro, sabía que yo estaba fuera, en México, y no dentro, en Estados Unidos, y sentía un gran orgullo tan sólo atenuado por la rememoración de quienes estaban fuera de cualquier doctorado y de la universidad y hasta de la llamada “sociedad mexicana”: lxs recién vomitadxs por nuestro vecino del norte, quienes vivían como podían en el bordo, entre inyecciones e inmundicias. Ellxs sí que estaban fuera de todo, pero al menos compartíamos un lugar fuera de los Estados Unidos y esto ya era un motivo suficiente de orgullo para mí. Es el mismo orgullo que uno puede sentir al estar en Latinoamérica y no en Europa, en el tercer mundo y no en el primero, en la periferia y no en el centro, pero también en la universidad pública y no en la privada, o en la UMSNH y no en la UNAM, o en Morelia y no en la capital.

Si algo me enorgullece de la Universidad Michoacana, es lo fuera que está de tantos adentros en los que se monopolizan los supuestos méritos y las resultantes recompensas, se dispensan toda clase de privilegios y se reparten los más diversos botines arrancados al afuera. Desde luego que tenemos nuestro adentro que se asegura mediante admisiones, evaluaciones, recomendaciones, inscripciones, credencializaciones, acreditaciones, afiliaciones a los sindicatos, posesiones de plazas de tiempo completo, pertenencias al Sistema Nacional de Investigadores o a los Núcleos Académicos Básicos. Sin embargo, por más que nos aferremos a estos reconfortantes interiores, lo cierto es que tendemos a quedar fuera. Es lo que nos distingue. Es también lo que nos permite pensar mejor lo que pensamos al pensarlo no desde ningún sombrío adentro, sino desde afuera, a la luz del sol, en la claridad exterior, en la apertura del espacio público, al unísono, en la muchedumbre que somos, en la comunidad siempre tan lúcida, pero también en la profundidad insondable de los de abajo, en las barrancas del mundo, y, desde luego, en la posición de radical marginalidad a la que de cualquier modo somos confinados como latinoamericanxs.

Estamos fuera. Saberlo puede ser un orgullo. Lo seguro es que resulta vergonzoso pretender lo contrario. Al menos aquí en la Universidad Michoacana, la vergüenza deberían sentirla quienes parecen rechazar en el otro, en el rechazado, lo que tal vez no tengan el valor de aceptar en ellxs mismxs. Esta aceptación debería ser la aceptación decisiva para entrar al afuera de nuestra universidad pública. En lo que me concierne, considero que lxs de afuera, lxs rechazadxs, son más estudiantes de la Michoacana que aquellxs que lxs rechazan. Digamos que mis aceptadxs son lxs rechazadxs. Aunque la institución lxs rechace, han sido aceptadxs ya por muchxs profesores que piensan como yo.

29 de octubre 2016

Recuerdo a los políticos, periodistas e intelectuales que sencillamente no podían creer que los indígenas y campesinos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) hubieran sido capaces de organizarse, decidirse y levantarse en armas en enero de 1994. ¡Seguramente alguien estaba “detrás” de ellos! ¡Alguien los estaba “manipulando”! La prueba era el reconfortante rostro blanco del Subcomandante Marcos. Así que lo ascendieron a “Comandante Marcos”, ignoraron todo lo que él mismo advertía sobre su obediencia a los comandantes indígenas, usaron su nombre para designar al EZLN y se convencieron de que él era el dirigente máximo visible, pues había evidentemente otros invisibles por encima de él que tampoco eran indígenas, que estaban en Washington o en la Ciudad de México y que eran los que habían planeado todo. Nadie sabía quiénes eran, pero debían de existir en algún lugar. Y se les acusaba de “manipular” a los pobres tzotziles, tzeltales, choles y tojolabales, usándolos como “carne de cañón” para sus tenebrosos propósitos.

Es verdad que los supuestos manipulados eran compadecidos, mientras que sus supuestos manipuladores eran furiosamente odiados. Sin embargo, más allá de las apariencias, era fácil descubrir admiración y hasta fascinación en el odio hacia los “titiriteros” del movimiento, así como también se adivinaba un inmenso desprecio en la compasión inspirada por sus “títeres” indígenas. El desprecio era tal que resultaba más fácil creer en las más inverosímiles historias conspirativas que aceptar algo tan sencillo como que los indígenas y los campesinos chiapanecos podían pensar por sí mismos.

La capacidad de pensamiento que se negó a los zapatistas es la misma que ahora se está negando a los aspirantes rechazados y a los moradores de Casas de Estudiantes de la Universidad Michoacana. Según la versión más difundida, ellos también están siendo “manipulados” por alguien que está “detrás”. ¿Y quién está detrás? Unos dan los nombres de Víctor Hugo Espitia y Norberto Monroy, mientras que otros, quizás mejor informados, insisten en que estos nombres tan sólo sirven para confundir y prefieren señalar a un alto funcionario universitario que estaría traicionando al rector. En ambos casos, habría una conspiración en la Universidad Michoacana como la que hubo alguna vez en Chiapas. Los jóvenes, al igual que los zapatistas, son descritos como títeres de un conspirador que es el que piensa en lugar de ellos, ya que ellos, para quienes los ven por encima del hombro, no son capaces ni de pensar ni de movilizarse ni de tomar decisiones por sí mismos.

Ahora que ocho de los jóvenes mantienen su huelga de hambre, muchos universitarios han podido mostrarnos lo humanos que son al entregarse apasionadamente a su compasión, es decir, a su desprecio por aquellos cuyos cuerpos estarían siendo sacrificados por quienes están “detrás” de todo esto. Los que están “detrás” operan como las mentes de los cuerpos hambrientos que aparentemente no están pensando ni expresando ni demandando nada. Es así como se consigue ignorar totalmente a los jóvenes en huelga de hambre y dormir tranquilo por las noches, arrullado por la satisfacción de compadecerse de ellos, pero compadeciéndolos con todo ese desprecio por el que su hambre no causa ni un minuto de insomnio.

Las buenas conciencias de la sociedad y de la universidad no han escuchado a los jóvenes en huelga de hambre porque suponen que de cualquier modo no tienen absolutamente nada que decir, no siendo ellos los que saben por qué y para qué están haciendo lo que hacen. Los que saben, piensan y deciden, los odiados y secretamente admirados, están siempre “detrás” de aquellos a los que se desprecia. Los que están delante, los despreciados, son los que no han aprendido ni a pensar ni a decidir lo que hacen.

Cuando se tiene tal representación de los jóvenes inconformes, ¿cómo no quererlos fuera de la universidad? ¿Cómo no rechazarlos o expulsarlos? ¿Cómo llegar a dialogar con ellos y entenderse con ellos? Tan sólo puede llegar a dialogarse por encima de sus cabezas, intentando establecer una comunicación con seres invisibles que supuestamente están “detrás” de ellos. ¿Y ellos? Es como si de su boca no saliera nada que fuera digno de ser escuchado.

¿Cómo no entender que tantos mexicanos, como lo notaba el EZLN en 1994, deban disparar sus fusiles para existir y hacerse escuchar? No han sido solamente los guerrilleros. Quizás muchos “criminales” grandes y pequeños hayan debido armarse tan sólo para merecer una partícula de existencia.

No es nada fácil existir para los mexicanos de abajo. Cientos de miles de cadáveres nos lo han demostrado en los últimos años. Los ocho jóvenes en huelga de hambre nos lo están corroborando ahora mismo en Morelia.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.