¿Por qué sentir hostilidad hacia el automovilista?

David Pavón-Cuéllar

Al ver esas larguísimas filas que se están formando frente a las gasolineras por causa de la falta de combustible, puedo llegar a sentir empatía hacia el transportista, el campesino, el taxista o cualquier otro que requiera verdaderamente de su vehículo para vivir, pero no hacia el automovilista ordinario y mayoritario. ¿Por qué? Por lo mismo que siento cierta hostilidad hacia él cuando lo veo circulando por la calle:

Porque generalmente podría caminar o usar el transporte público, y si no lo hace, no suele ser por necesidad, como pretende, sino por simple comodidad.

Porque malgasta de manera irresponsable un combustible que no es inagotable y que desgraciadamente sigue siendo necesario para satisfacer las más diversas necesidades sociales, entre ellas el transporte público, el de heridos o enfermos, el de personas de la tercera edad o con necesidades especiales, el de alimentos o medicamentos.

Porque el motor de su automóvil exhala por minuto entre cien y doscientas veces más CO2 que mis pulmones, porque este gas está calentando el planeta, porque el carbono que lo constituye debe permanecer en estado líquido y no liberarse en la atmósfera para que la vida siga siendo posible sobre la superficie de la tierra.

Porque su automóvil consume tanto oxígeno como doscientos caminantes, porque no tiene derecho a robarles el oxígeno a esos humanos y a los demás animales que lo respiran, porque tampoco tiene derecho a consumir tanto oxígeno como varios usuarios de transporte público, porque el oxígeno escasea cada vez más en el planeta, porque no puede malgastarse en motores de automóviles individuales o familiares.

Porque su automóvil emite plomo, ozono, monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, anhídrido sulfuroso, partículas sólidas cancerígenas y otros venenos que nos intoxican y enferman a todos.

Porque ocupa tanto espacio como varios caminantes o usuarios de transporte colectivo, porque este espacio es un espacio público, porque es de todos y también escasea.

Porque ocupar tanto espacio como ocupa y consumir tanto oxígeno como consume son privilegios inaceptables, porque ese espacio y ese oxígeno son de todos y no sólo de él.

Porque es responsable de la mayor parte del asfalto que recubre la tierra y que también contribuye al calentamiento climático, a la sequía, a la falta de filtración de agua y al agotamiento de los acuíferos.

Porque la simple fabricación de su automóvil y de sus partes ha sido tan contaminante como la producción de varios equipos médicos o de toneladas de alimentos.

Porque una gran parte de su automóvil terminará convirtiéndose en cientos de kilos de basura que no se degradan y tampoco se recuperan.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.