De la matanza de los copreros a José de Molina

David Pavón-Cuéllar

Fue hace exactamente 49 años, el 20 de agosto 1967, en la ciudad de Acapulco. Un grupo de policías y pistoleros, bajo las órdenes del gobernador Raymundo Abarca Alarcón, abrió fuego contra una manifestación de campesinos copreros, productores de la copra, la pasta seca de coco de la que se extrae el aceite que luego se utiliza para fabricar jabones, galletas, chocolates y otros productos. Los manifestantes protestaban contra el bajo precio al que debían suministrar la pasta de coco a los empresarios, pero también contra un aumento de 400% del impuesto sobre el producto y contra la elección fraudulenta de un líder coprero favorable al gobierno y al sector empresarial. ¿Cómo permitir que los campesinos expresaran su inconformidad ante su opresión por los gobernantes y ante su explotación por los empresarios? Los inconformes debían sentir y sufrir todo el peso de aquella ley de la selva que siempre ha regido en el capitalismo. Había que disparar sobre ellos. Fue una lluvia de balas. Hubo unos cuarenta muertos y más de un centenar de heridos.

Las víctimas de Acapulco recibieron su mejor homenaje de José de Molina. El activista y cantautor sonorense les dedicó un “Lamento Coprero”:

Qué rojas están tus aguas

Acapulco de delicia

Por la sangre de tus hijos

Víctimas de la avaricia.

¡Ay copreros a la lucha!

¡A ganar el bienestar!

José de Molina, quien se presentaba como un «socialista libertario», continuó homenajeando a los explotados, a los oprimidos y a los reprimidos, a los revolucionarios y a los guerrilleros. Tras la rebelión de 1994 en Chiapas, empezó a cantarle diariamente al EZLN en el Zócalo de la Ciudad de México. Fue ahí en donde lo descubrió mi generación. Lo escuchamos poco tiempo.

Treinta años después de la matanza de los copreros, en 1997, José de Molina murió como consecuencia de las heridas infligidas por los policías que lo habían secuestrado y torturado. Fue asesinado por los mismos que mataron a los copreros en 1967, los mismos que nos gobiernan en 2016, los mismos que siguen matando impunemente.