Otra huelga de profesores en la Universidad Michoacana

David Pavón-Cuéllar

Quizás haya que distinguir “una huelga”, la que hacemos en ciertas circunstancias, de lo que es “la Huelga” con mayúscula, derecho y conquista histórica de la clase trabajadora. No hay que ver aquí una diferenciación idealista entre la eterna idea perfecta y su materialización mundana más o menos imperfecta. De lo que se trata es de una distinción materialista entre la posibilidad material y su realización también material, entre lo universal y su individualización, entre el sentido y su expresión, entre dos vectores inestables que se contradicen y determinan uno al otro, y que se constituyen por su tensión recíproca.

Es verdad que la Huelga, lo que la Huelga es en un contexto determinado, sólo puede realizarse y subsistir como algo real a través de cada huelga, de una, otra y otra más. La universalidad sólo tiene una existencia individual. Y para concretar esta existencia, una huelga, cualesquiera que sean sus reivindicaciones puntuales y coyunturales, debería ser también siempre a favor de la Huelga, por ella y por todo lo que ella representa para los trabajadores en cada momento de la historia.

Desgraciadamente, como bien sabemos, puede ocurrir, y de hecho no deja de ocurrir, que una huelga sea contra la Huelga, que se haga precisamente a expensas de la Huelga, que la desacredite, la denigre y la pervierta, erosione su representación, degrade todo lo que implica su posibilidad y cierre el horizonte de su dimensión universal.