Atentado terrorista en la ciudad francesa de Niza

David Pavón-Cuéllar

Niza, Francia, 14 de julio 2016. El camión se lanza contra la multitud que festeja el aniversario de la Toma de la Bastilla. ¿Un atentado contra la Revolución Francesa? ¿No será más bien un síntoma de la misma revolución con la minúscula que merece?

Para escribirse con mayúscula, el acontecimiento revolucionario tendría que haber sido al menos tan universal como pretendía ser, pero no podía serlo, como bien lo revela su propio síntoma, el del camión que se lanza contra la multitud y que así consigue tachar al Gran Otro de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. El terrorista, objeto de repulsión universal, consigue refutar el universalismo de la revolución francesa, nos recuerda sus límites culturales e históricos, y nos confirma que la libertad, la igualdad y la fraternidad no pueden ser conquistadas por unos a costa de los otros, por una clase a costa de la otra, por la metrópoli a costa de las colonias, por los europeos a expensas de los demás.

No podemos elevar los muros de Europa y dejar literalmente a medio mundo encerrado en la Bastilla. Si la Bastilla se abre de verdad, se debe abrir para todos, pero la revolución francesa fue al final demasiado francesa, europea y burguesa para entenderlo y para cobrar así un sentido universal. Tan sólo habría podido llegar a concretar su vocación universalista si hubiera sobrepasado sus límites y se hubiera continuado a contracorriente, contra la reacción del Directorio y del 18 Brumario, tornándose así una revolución permanente. Su permanencia le habría permitido quizás en algún momento legitimar su mayúscula y ser auténticamente universal, comunista, internacionalista y no sólo nacional, en todo el mundo y no sólo en un solo país ni en un solo continente. Pero aparentemente hay que gestionar el botín de la propia riqueza antes que hacerse cargo de toda la miseria del mundo. La máxima de Rocard se impone hoy como ley universal. Es el imperativo categórico de la Unión Europea.

Es como si los occidentales, gracias a la caída del Muro de Berlín, reabsorbieran lo peor del estalinismo y sólo así realizaran su destino hegeliano. Ahora necesitan del síntoma terrorista para sufrir lo argumentado alguna vez por Trotsky y luego por los trotskistas, los espartaquistas, los consejistas y otros. El internacionalismo debe revestir la forma inversa del islamismo. Lo que no fue simbolizado retorna en lo real. Quizás de lo que se trate, en definitiva, es de volverlo inaceptable, incomprensible, imposible.

Es más fácil disparar contra Mohamed Lahouaiej Bouhlel que negociar con los que manifiestan contra la nueva Ley del Trabajo de Myriam El Khomri. Nada más complicado que lidiar con el significante. Mejor descartar el objeto.

Atentado terrorista en París

David Pavón-Cuéllar

Los muros no se han elevado lo suficiente. La fortaleza europea se ha salpicado con unas gotas del mar de sangre que inunda el exterior. Sobra decir que la tragedia no es la inundación del Tercer Mundo, sino la mancha del Primero.

No todos los muertos valen igual. El 7 enero de 2015, mientras pasaba desapercibida la matanza de al menos 150 nigerianos en Baga, la población mundial se conmovía por las doce víctimas francesas de Charlie Hebdo en París. Ahora, otra vez en la capital francesa, hubo poco más de cien muertos, pero ya están causando una consternación incomparablemente mayor que los miles de civiles eliminados en Siria, Nigeria y Yemen durante el último año.

Es verdad que el francés que gana cien euros por día no puede costar igual que el nigeriano que sólo gana un euro diario. Además la piel negra o morena jamás ha merecido tantas consideraciones como la blanca. Y de cualquier modo el centro será siempre más importante que la periferia.

Que las naciones periféricas no se hagan ilusiones. Hoy, como ayer, tan sólo existen para suministrar materias primas y manufacturadas que satisfagan la voracidad consumista de los países desarrollados. El norte pone a los consumidores, el sur pone a los trabajadores, pero también a los muertos. La sangre empapa las tierras de Nigeria y Medio Oriente mientras el petróleo fluye hacia los países importadores. Las drogas llegan puntualmente a los estadounidenses mientras México se queda con más de cien mil cadáveres.

La guerra del narco ha sido también una guerra exterior de los Estados Unidos. Nuestro vecino del norte ha hecho todo para impedir que haya muertos en su territorio. ¿Cómo permitir que la violencia que provoca en México desborde la frontera? De igual modo, ¿cómo aceptar que llegue al mundo occidental un pequeño contragolpe de esa inmensa guerra que el mundo occidental ha desatado en Medio Oriente?

Una víctima de terrorismo en las calles de París causa tanto desconcierto como el que provocaría un minero africano desharrapado al que se le ocurriera irrumpir en la joyería en la que venden las piedras preciosas que él mismo extrajo de las entrañas de la tierra. Los trabajadores de África deben trabajar para los consumidores franceses, pero que no se les vaya ocurrir emigrar a Francia. Es lo mismo con las guerras. No tienen permiso de entrada. No pueden llegar a París.

Por más francesas que sean, las guerras deben quedarse allá en donde están, en donde no molesten a quienes las provocan. Tan sólo en los últimos 5 años, el Ejército Francés ha intervenido en Costa de Marfil, Mali, Siria, Chad, Libia y República Centroafricana. También debemos considerar la “Françafrique”, el apoyo diplomático, logístico, militar y de inteligencia con el que Francia mantiene a más de un cruel tirano africano, así como el financiamiento a grupos armados tales como el Frente para la Liberación del Enclave de Cabinda en Angola. Todo esto está sobradamente justificado por jugosos negocios que aseguran la prosperidad francesa.

Todo tiene que permanecer en donde está. París es lugar para la riqueza, la gastronomía, el vino, los perfumes, la moda, el amor, el arte, la cultura y algunas reminiscencias de pensamiento. No hay ahí lugar para la guerra. Que los cuerpos ensangrentados permanezcan en donde están, en lugares miserables, invisibles, olvidados, más adecuados para esconder la muerte. La sangre puede correr en África y en Medio Oriente, en Asia y en América Latina, pero no en Europa ni en los Estados Unidos ni en los demás países que pueden pagarse la paz con la guerra del resto del mundo.

Sobre el atentado terrorista contra el semanario satírico francés Charlie Hebdo

David Pavón-Cuéllar

Todo me parece lamentable en el caso de Charlie Hebdo. Lamento la muerte del Charb que supo cómo retratar la fisonomía de Marx con su agudeza fulminante y despiadada, su franqueza y su honestidad, su desprendimiento y su falta de interés en sí mismo, así como la tierna gravedad en su inagotable sentido del humor (es claro que las palabras me faltan para expresar lo que sólo el difunto sabía dibujar). También lamento la muerte de aquellos caricaturistas que se atrevieron a combatir con alegría contra el capitalismo y su pensamiento único neoliberal, contra el injusto orden mundial, contra la violencia asesina de Israel, contra la extrema derecha, contra aquello de lo que Sarkozy y Le Pen son el nombre, contra el racismo y la inferiorización de otras culturas, contra la imbecilidad xenofóbica e islamofóbica, y simultáneamente contra el intolerante fanatismo religioso y contra la degradación de la mujer en el Islam. Pero también lamento que los mismos caricaturistas hayan buscado en cierto modo su muerte al ofender con tan asombrosa torpeza o bajeza, con tan vulgar obscenidad, lo que es valioso y sagrado para otros. Lamento que hayan hecho gala de esa burlona insolencia de amos del mundo, esa arrogancia tan propia de pueblos colonizadores, tan miope y etnocéntrica, tan despreciativa del otro y de su misterio (desprecio que se ve mejor desde los márgenes mexicanos que desde los centros de la «civilización occidental»). Y también lamento, desde luego, que la existencia de cuatro caricaturistas franceses valga infinitamente más para Occidente que la de millares de seres anónimos en África y en Medio Oriente. Lamento que una vez más la muerte de un europeo, de un hombre blanco asesinado por la intolerancia islámica, merezca mayor atención e indignación que la de cualquier árabe asesinado por la insaciable ambición israelí, europea o estadounidense. Y lamento desde luego que la matanza de los caricaturistas pueda llegar a utilizarse precisamente para seguir justificando todo aquello contra lo que ellos mismos lucharon: la islamofobia, la xenofobia, el racismo y la inferiorización de otras culturas, etc.