Producción, endeudamiento y enajenación de la vida cotidiana

Sobre el congreso “Psychology and the Conduct of Everyday Life”, Universidad de Roskilde, Copenhague, Dinamarca, 26 a 28 de junio 2013

Silvia Federici reivindica el trabajo reproductivo de la mujer y modos más cooperativos y equitativos de reproducción. Pero consigue desviarme de su camino y llevarme hacia preguntas inquietantes. Paralelamente a las fuerzas y relaciones de producción entre las clases sociales, ¿habría fuerzas y relaciones de reproducción entre los géneros sexuales? ¿Pero el sexo no se ha vuelto algo tan productivo como reproductivo en el mundo humano? De hecho, en este mundo, ¿acaso las fuerzas productivas no estarían agotando las fuerzas reproductivas? ¿No es así como nos destruimos al destruir el planeta?

Nos destruimos porque vivimos a crédito, porque no disponemos de medios para ser todo lo que somos, porque nos producimos sin siquiera darnos el tiempo de reproducirnos.  Digamos que nos gastamos y desgastamos totalmente para enriquecernos. Tenemos demasiado, más de lo que nuestra vida puede solventar. Nos endeudamos para pagar todo lo que nos exigimos tener para ser todo lo que debemos ser.

¿Pero acaso el deber moral no recela siempre una deuda simbólica? La deuda está en el fundamento mismo de la cultura que no puede mantenerse a sí misma y que debe endeudarse permanentemente con la naturaleza. De ahí la desmedida extracción de recursos en esos ambientes naturales que no dejan de agotarse y de quebrar como los bancos.

A diferencia de nuestra política roja, la ética verde no parece tener otra ley que el decepcionante precepto de pagar nuestras deudas. Nuestra deuda es todo nuestro deber. Nos debemos a la naturaleza por todo lo que le debemos.

El digno deber se revela como indigna deuda que nos enajena en un capitalismo naturalizado. Constantine George Caffentzis presenta su diagnóstico de esta enajenación en la sociedad endeudada norteamericana. La supuesta sociedad se disuelve en deudores que se ven radicalmente aislados, incomunicados, individualizados. Es cada uno de ellos quien debe y su deuda lo hunde en el solitario y culpable interior de su individualidad. ¡Triunfo último del individualismo capitalista!

El deudor ni siquiera se relaciona realmente con sus acreedores, quienes se vuelven cada vez más abstractos, no siendo ya el usurero de la esquina, sino el banco, el consorcio, el gobierno, el fondo. Tampoco hay ninguna relación real con otro sujeto, lo que no se compensa por la relación con un objeto comprado a crédito, un objeto que se tiene y que no se tiene, pero que nos tiene atrapados en su posesión. Esta posesión posee más de lo que es poseída.

Comprados a crédito, los objetos poseen a los sujetos. Los deudores ya no se poseen a sí mismos. Le pertenecen a sus bienes, a sus deudas, a sus acreedores. Se vuelven ajenos a sí mismos. Su vida cotidiana, centrada en el pago de los intereses de la deuda, se vuelve algo sobre lo que ya no tienen control alguno. Su vida les es tan ajena como todo lo demás. Vieja enajenación que siempre existió, que Marx pensó y que manifiesta indiscutiblemente hoy en día que nuestra vida cotidiana podría ser conducida por alguien o por algo diferente de nosotros. Idea simple que debí elaborar y expresar para disentir, porque sólo en el disentimiento surge la verdad, la única verdad, la de la diferencia y la contradicción, el conflicto y la lucha, la ruptura de un consenso que no puede ser más que sospechoso.

Ayudándome a romper el consenso, Thomas Teo nos hace pensar en aquellas estructuras que no pueden experimentarse directamente y que deben extraerse de la vida cotidiana. También recuerda que no hay conceptos inocentes, que todos se elaboran socialmente –como ya lo notaba Kurt Danziger–, y que operan como límites y no sólo como fuentes de conocimiento. Hay algo que se deja de conocer al aceptar el concepto que Klaus Holzkamp y sus seguidores promueven a través de la extraña denominación de conducta de la vida cotidiana. Si creemos que efectivamente conducimos esta vida, es porque nos obstinamos en ignorar que ya está comprometida y que le pertenece a los bancos, al sistema productivo, a la cultura, a la naturaleza, a la especie y a su reproducción.

Es verdad que tenemos derecho a liberarnos de nuestros acreedores a través de un acto, gesto radical, subversivo, quizá revolucionario, por el que lo imposible se hace real sin tener que pasar por el espacio de posibilidades en el que transcurre la vida cotidiana. Por más imposible que sea, este gesto es legítimo y justo, pues nos permite conocer el contenido real de la deuda, la forma real de su anulación, lo real del salto mortal que nos angustia y que sólo dejará de angustiarnos cuando se torne acto, acontecimiento en el que la angustia ya no desespere. La certidumbre de la angustia ante lo real será entonces transferida brutalmente a lo real del acto. Habremos conducido nuestra vida que así habrá dejado súbitamente de ser cotidiana.